Dra. Rosabel Maza

34. Espiritualidad y Cultura

Por: Rosabel Maza

Espiritualidad y Cultura

La debilidad de creer

La espiritualidad es vista como lo que refleja el estado de la psique colectiva ya que la coherencia social proviene de un complejo llamado “mentalidad”. Más allá de la evidencia, de la experiencia y de lo existencial nos situamos en la “espiritualidad” que nos lleva a una reciprocidad con cada elemento de la cultura.

Michel de Certeau propone que la cultura es “reveladora” de la espiritualidad. Esta ligazón sincrónica es a su vez una paradoja. La sociedad y el equilibrio cultural mantienen un virtuosismo esencial a través de la elaboración de lo espiritual. La verdad del mundo es “cogito”, de aquí que la espiritualidad es encarnada incluso en el lenguaje y la cultura. La correspondencia existente entre ambas es recíproca, la espiritualidad en un movimiento dialéctico interna a cada cultura a un incesante enfrentamiento con sus formas. La temperatura colectiva está íntimamente relacionada con la temperatura espiritual, sus incoherencias y latencias se reflejan en sus propias crisis tanto espirituales como sociales. No podemos dejar de subrayar lo fragmentados que están discursos religiosos en Oriente, llegando a socavar su propia cultura. Mientras que, sabemos que la cohesión espiritual blinda a culturas de traumas y los hace recuperarse y transformarse en una lucha resiliente de querer vivir diferente.

Por otro lado, Certeau destaca el valor de la espiritualidad en una sociedad que lo encarna, sin embargo se enfrenta a ella. La religión se degrada y queda envuelta en reciprocidad con elementos vigentes de consumismo, siendo éstos erráticos e intrascendentes. Lo que busca es, confrontarnos a reconocer la “esencia” misma de la espiritualidad en un acto genuino de separarla de la cultura, sin dejar de reconocer el impacto que la cultura tiene en ella.

Ruptura, cambio, dialéctica como escenario de la fe. Fe que representa un refugio en un mundo lleno de ruido e imágenes difusas. Más cómo reconocer la “espiritualidad” – más allá de las inseguridades, la cultura y el lenguaje-? Sólo en la intemperie de la fe. Finalmente introduce a la “oración” como vínculo, como relación y respuesta al mismo tiempo. Ella es la respuesta y el retorno hacia lo trascendente. De esta manera, Certeau cierra la dialéctica con la palabra reveladora de espiritualidad y de corporalidad.

Rosabel M. Maza / Lima, Perú
Consultorio: 01 441-2424 | e-mail: rosabelmaza@gmail.com